Smart Body Scale, body positive y selfcare

Hace unos días subí unos stories, tratando entender la obsesión de la gente con mi peso. ¿Es morbo? ¿es sentirse acompañadas? ¿es acompañarme en mi proceso? Lo que si me quedó claro es que es para mí es una oportunidad. Una oportunidad de demostrar que los kilos de tu cuerpo no son lo más importante.

Ustedes se preguntarán: pero Carla ¿No tienes hace poco la Smart Body Scale de Huawei? Es verdad, pero no baso mi “éxito” en el número que marca esa pesa. Al menos no en los kilos.

Una de las razones por la que amé la Smart Body Scale de Huawei es porque me permite llevar la cuenta de cosas que me importan más que el peso. Sí, mide TODO, lo importante es saber es a que ponerle atención.

La pesa en cuestión mide 9 parámetros: Porcentaje de grasa corporal, IMC, metabolismo basal, grasa visceral, masa muscular, proteína, agua y minerales en los huesos…y los kilos, obvio.

¿Me preocupa todo eso? No me da el cerebro.

Pero si me permite enfocarme en las cosas que realmente me importan. Una de ellas es el agua, soy FA-TAL tomando agua así que es mi manera de mantenerme la línea, más que una app que me moleste todo el día recordándome beber lo suficiente.

Para mí, esto es selfcare. Desde el año pasado me puse una misión, querer más mi cuerpo…no mi imagen. Querer lo “visual” ha sido cada día más fácil, hay cientos de chicas que me inspiran en internet y cada una de ustedes que leen esto me han ayudado en el camino. Pero querer mi cuerpo es algo más que encontrarme bonita y echarme cremas en la mañana (y en la noche, no lo olviden).

En esa búsqueda me metí al gym: probé las clases, las pesas y el personal trainer. Con el último, lo di todo. No solo vi los cambios en mi cuerpo, también los sentí mentalmente. Duermo mejor, descanso, boto la energía que no pierdo trabajando todo el día frente al computador, sudo la ansiedad, saqué músculos.

Me hice más fuerte.

Me han visto levantando pesas en el gym, entonces sabrán que otro parámetro al que le pongo ojo es a la masa muscular…y veo esos números subir, y subir. En consecuencia, también he visto subir mi metabolismo basal (que es la energía en calorías que tu cuerpo usa para funcionar) y bajar mi porcentaje de grasa. Puras victorias.

¿Me veo más delgada? Claro ¿Significa eso que he bajado kilos como Meteoro? Pues no. Básicamente lo que ha hecho mi cuerpo es cambiar grasa por músculo, y sí, quizás eliminar un poco de lo que había de más. La forma más fácil de explicarlo es que no he cambiado toda la ropa de mi closet, solo la “lleno” distinto.

Claro, hay grasa que me interesa bajar. La temida grasa visceral. Esa, famosa, relacionada a los problemas de salud a largo plazo. Y la he visto, de a poco, en números más pequeños en la pesa.

Aquí lo que no muchas saben: mi papá tuvo un episodio cardíaco a principios del año pasado, cosa que me motivó a mí a “ponerme las pilas”.

Muchos años antes mi papá se operó, se hizo una cirugía bariátrica. Que si mal no recuerdo, me ofreció pagar para yo operarme durante años. Siempre me negué. Año a año mis exámenes estaban buenos: colesterol: ok, azúcar: ok, ni un indicio de resistencia a la insulina. ¿Diabetes? Ni cerca…En buenas palabras, estaba sana. Entonces ¿para qué cambiar?

Cuando se infartó, mi papá ya era flaco, pero años de sedentarismo ya habían hecho lo suyo. Eso, más mi último examen con colesterol semi alterado fueron lo que me impulsaron a hacer algo, a moverme, a caminar más. No a comer menos…sino mejor.

He visto los cambios en mi cuerpo y en mi mente, sé que ustedes también, incluso las he visto comprando esta pesa, dándole al gym y compartiendo sus avances en internet. Chicas: sea cual sea su motivación, denle, pero con amor.

Para algunas las ganas del cambio es ropa linda para el gym, o un par de zapatillas. Lo mío son los números, las estadísticas y esta pesa me dio justo lo que estaba buscando (lo que no quita que unas calzas nuevas para entrenar también me den felicidad y ganas de seguir)

Lo que intento decir con todo esto, es que el selfcare es más que ponerte una mascarilla en la cara y ver una serie en la tina. Es amar tu cuerpo, en las buenas y en los cambios.

PS: antes que me pregunten, pueden encontrarla en algunas farmacias, retail, Mercado Libre y la tienda oficial de Huawei.