¿Qué rayos es el microblading y por qué deberías hacertelo?

No se si ustedes son como yo, pero salir de casa sin las cejas delineadas es…imposible. Por lo mismo, en búsqueda de unas cejas que resistan el verano, me he dedicado a buscar montones de productos de cejas que no mueran con el calor como algunos de Benefit. Por eso no dudé un segundo en aventurarme con algo más “permanente” y probar el microblading.

Hace un par de días, si me siguen en instagram y suelen ver las historias, se habrán dado cuenta que hice un tratamiento semi permanente en mis cejas llamado microblading. ¿Qué es? podríamos simplificarlo y decir que es como tatuar las cejas pero no para siempre. A diferencia de los tatuajes normales el microblading no se hace con una máquina para tatuar, se hace con una herramienta manual con la que hacen pequeños trazos con pigmento en la capa superior de la piel, por eso, como esa piel se va renovando es un tratamiento que durará como máximo 2 años.

Es un proceso bastante meticuloso, donde Fran de La Cejería (donde me hice las cejas) me pidió que apartara unas 3 horas de mi horario para realizar el microblading. Finalmente ocupamos algo así como 2 horas, pero no te engañes, no existe el microblading express. Los primeros 40-60 minutos fueron de perfilar mis cejas, hacer la forma perfecta según mi cara y lo que yo quería de ellas (una parte que puedes conversar bastante con Fran y pinponear sus ideas). Una vez que ambas quedan contentas con la forma de la ceja, lo que sigue es trazarlas con el pigmento ¿duele? para nada. Antes de empezar con el “tatuaje” me puso anestesia en gel, así que incluso con las cejas ya terminadas lo único que sentí fue ser una señora con botox.

Los primeros días el color estaba bastante intenso pero nunca falso, es más, justo esos días me junté con mi papá y mis cejas no hicieron sonar ninguna alarma de ¡¿Qué rayos te hiciste en la cara?! así que la verdad es que no puedo estar más contenta, y claro, el resultado es increíble. De hecho ese día le pedí a una amiga que ha probado cuanto producto existe para que sus cejas crezcan me acompañara, y se entusiasmó tanto que ya pidió hora para fin de mes.

Desde que me hice las cejas, han pasado algo así como 5 días. He tenido que cuidarlas para mantener el resultado, pero ese cuidado no es nada del otro mundo: no exponerlas al sol ni al agua directa, ponerme vaselina un par de veces al día para protegerlas, no usar maquillaje de cejas y por supuesto no rascarme (aunque casi ni me ha picado). ¿Qué sigue? una vez que el tejido sane (algo así como 20-30 días dependiendo de cada una) queda una sesión para retocar las áreas que se hayan desvanecido más de lo que querías…y estoy lista por el próximo año y medio más o menos.

Para las interesadas, no se olviden de seguir a La Cejería en instagram para que las asesore en las mejores cejas que podrían tener y hacerle todas las preguntas que tengan en mente. Lo que es yo, espero con ansias la segunda y última sesión en diciembre.

Y si lo “permanente” no es para ti, acá están mis productos favoritos para cejas: