Probando Miracle cushion

Hace ya un par de semanas me invitaron a probar la nueva base de Lancôme, Miracle Cushion y después de usarla varios días les dejo mi humilde opinión:

El envase es lo más cómodo que hay. Por lo general en mi casa me aplico base con un beauty blender, pero para llevarlo en la cartera no es muy práctico. El envase de la Miracle cushion es perfecto para andar cargando menos cosas en la cartera: tiene doble tapa, una para la esponja y otra para la base (la que puedes comprar sólo como recarga).

El resultado es mega natural (en mi caso utilicé el tono más claro “01 Porcelaine”), lo aplicas con pequeños toques con su esponja, lo bueno es que puedes cubrir más en las zonas más problemáticas volviendo a hacer toquecitos con ella, “pintando” sobre capas. No se “derrite” con el paso del día como me ha pasado con otras bases líquidas y sin retocarla me ha durado sin problema unas 8 horas.

La base le da a la piel ese famoso efecto Dewy, que encuentro lindo pero no me acomoda, aunque es una maña mía…simplemente lo sellé con polvos compactos. Una de las cosas que más me gustó es lo que fresca que es al aplicarla, ese día nos comentaron que baja la temperatura corporal hasta en -2°C y se siente (y agradece).

Lo que más me han preguntado es sobre la pérdida de producto al ser una esponja y la respuesta es ¡para nada! creo que he usado menos producto aplicándome esta base con su esponja que otras con pincel u otros tipo de aplicadores.

En resumen:

Fácil de llevar y aplicar, además se sentirse mega fresca.

Da un aspecto natural pero luminoso a la piel.

Si bien puedes aplicártelo en capas, si tu piel necesita mucha cobertura, no es para ti.

Si vives en Chile puedes encontrarla en grandes tiendas y su valor es $30.990 por la base y $21.990 por el repuesto. Si vives en el extranjero puedes encontrarla en Sephora y Macy’s entre otros.

[show_shopthepost_widget id=”709920″]