Moda: Tener más de un par de anteojos

No se ustedes pero yo quedé media piti alrededor de los 14 años, y me compré mi primer -y horrible- par de anteojos, y cuando digo compré, quiero decir…mi papá me obligó a elegir unos baratos y rápido.

Creo que mi primer par de anteojos era el clásico metálico negro con gusto a nada (es muy posible que mi cerebro los haya olvidado como un mecanismo de defensa) y si mi memoria no me falla, convenientemente perdí para reemplazarlos por unos anteojos no mucho mejores, pero al menos un poco más cool, de acetato naranjo.

Ya en la universidad, justifique tener un segundo par de anteojos ya que la isapre en la que estaba tenía buena cobertura y ahorré para comprarme unos Cacharel gigantes en una óptica vintage (los de la foto de abajo, y si, he cambiado un montón ¿no?) y de ahí el consumismo de los anteojos se volvió una bola de nieve. Todos los años cambiaba el modelo y se volvieron parte de mi personalidad. Hasta que a los 24 me hice cirugía Lasik y nunca más necesité gafas, pero igual las echaba de menos. Cada vez que salía de casa sentía que algo me faltaba, y ya no sentía ese peso sobre la nariz al cual estaba acostumbrada.

No me arrepiento de haberme operado, pero echaba de menos tener ese accesorio regalón, y la verdad me daba monos ponerme lentes sin necesitarlos. Hasta que el año pasado sucumbí y me auto convencí de que necesitaba tener anteojos con cristales antireflejo “para el computador”, ¡ja! nada más que excusas baratas para tener un par nuevo. Pero bueno, le perdí el miedo a usar lentes “porque sí” y empecé a usar un modelo de Rocco…¡me juraba! pero tan sólo tenía un modelo así que trataba de no abusar y usarlo muy seguido. Hasta que hace un par de meses complementé con un nuevo par de Polaroid redondos grandes, que me hacen parecer Edna Moda…así que los amo más.


Al final hay que dejar de pensar en “que dirá la gente si…” y chao. Yo disfruto con mis nuevos pares de anteojos y me los pongo cada vez que me da la gana complementar mi look con ellos. ¡Ah! Y los polaroid los pueden encontrar en las tiendas de Rotter & Krauss.