La nueva vida del deporte

Una de mis misiones del 2015 es mejorar un poco mi calidad de vida, les conté un poco en este post cuando retomé el blog hace poco. Por lo mismo después que volví de mis vacaciones lo que retomé con muchas ganas es hacer deporte.

A pesar que en mi época de colegio hice harto deporte (jugué hockey sobre pasto y fútbol y por supuesto odié las cosas tipo acondicionamiento físico o atletismo) desde la universidad lo único deportivo que logré hacer fue caminar harto, andar un poco en bici y intentar que no me aburriera el yoga o pilates.

Ya llevo un par de meses de (muy) poco deporte pero estas últimas tres semanas dieron las ganas abruptas de ejercitarme seguido, tan así que durante mis vacaciones me deprimía un poco no estar haciendo ejercicio. La verdad es que no puedo negar que el deporte me ordena: mi insomnio esta bajo control (sólo debo alejarme de Netflix durante la noche), ando menos ansiosa y durante el día tengo mucha más energía que hace un par de meses atrás.

Leí por ahí que hacer que el cuerpo forme un hábito toma 3 semanas de hacerlo constantemente, así mismo dejé las bebidas gaseosas y la leche animal…veamos como va con el deporte. Me metí en un gym probé el crossfit, el kick boxing y un par de cosas más y descubrí que lo mío son las cosas donde gaste mucha energía en poco tiempo. Muchas me han preguntado que estoy haciendo, pues bien, de todo un poco. Bajé la app de Nike Training y hago los entrenamientos 3 veces a la semana con un amigo, trato de ir a bailar con Yeimy Navarro dos veces a la semana y en las próximas semanas me enchufaré de una buena vez con Crossfit en Dmoov.

No voy a negar que los primeros días son difíciles, pero con el tiempo te vas acostumbrando. Mi peor excusa siempre fue “no tengo tiempo” para hacer deporte, pero una vez que le agarras el gusto…despertarte temprano no suena a tragedia. Y si necesitas una motivación extra: la ropa deportiva está más linda que nunca.

Acá les dejo un par de mis favoritos

[show_lookbook_widget id=”200605″]