La nueva vida de gym en Dmoov

Creo que por primera vez en mi vida me atrevo a decir que disfruto ir al gimnasio… si, después de años de malas experiencias de tubos de luces y reggaeton a todo volumen encontré un gym para mi.

El bichito de la vida sana me picó duro este año, cambié mucho lo que estaba comiendo y de a poco fui introduciendo el ejercicio en mi vida como les conté en posts como este, y este sobre sostenes deportivos. Hoy, estoy full deporte: martes y jueves me los bailo con Yeimy Navarro y el resto de la semana (lunes, miércoles, viernes y sábado) me los paso en Dmoov.

Muchos me han preguntado por qué voy ahí considerando además que no me queda cerca (yo vivo cerca del metro PDV y Dmoov queda un poco más arriba del Alto las Condes). La verdad es que en un comienzo me tenté de ir por el chiche tecnológico, los chicos de Dmoov monitorean tu progreso con Seego y cintas de monitoreo timex, pero me quedé por mucho más que eso.

¿Quién no ha pasado por la humillante evaluación del gym? ¿Esas donde te pesan, te miden y si no contrataste un personal trainer te pasan una hoja con los ejercicios que debes hacer y partiste a trabar? En Dmoov no funciona así, de hecho creo que jamás en mi vida me habían hecho una evaluación tan completa. No sólo me pesaron y midieron mi altura, vieron mi nivel de flexibilidad y rangos de movimientos ¡hasta supe cual es mi metabolismo basal! y con eso recibí 3 días después mi rutina personalizada.

Con la rutina en mano (o más bien en mi teléfono porque puedes verla online) uno de los entrenadores la hizo conmigo para asegurarme que hiciera de manera correcta cada uno de ellos. Y cada vez que voy se preocupan no sólo de que los estés realizando bien, si no acomodar la rutina a como te sientas ese día: si comiste bien, si estas enfermo o si te duele alguna parte del cuerpo. Esa dedicación de la gente que trabaja ahí es la que hace que me den ganas de terminar el día en el gym.

Además, he visto resultados tan rápidamente. Mis primeros días de gimnasio fueron un chiste…muriendo antes de los 15 minutos en la elíptica, ahora paso fácilmente unos 45 minutos de cardio sin problemas. Y eso me ha dado infinita energía más durante el día para realizar otras actividades.

Espero toparme con alguna de ustedes por ahí, quién sabe, quizás terminamos entrenando juntas.