La dura y triste verdad

Muchos ya me han preguntado que onda con el blog en los últimos días, la historia no es la mejor. El día jueves nos dimos cuenta que habían injectado un código en el blog, en el fondo…lo hackearon.

El fin de semana mi querido amigo livercake se lo llevó a pabellón para ver que podíamos rescatar. Si se fijan los posts que hay son bien antiguos, sólo pudimos rescatar hasta diciembre.

Todos los post del veranos se perdieron, una lata. Les pido que me tengan paciencia con los concursos que estaban al aire que deberán ser posteados nuevamente.

Y con el contenido perdido, nada que hacer. En fin, estamos tratando de volver a lo que era el blog así que les pido paciencia.

Saludos!