croquetas de quinoa y espinaca

Llevo un par de semanas comiendo más sano después del detox de jugo. Eso incluye muchas idas a almorzar a Holm y un cambio radical en mis compras del supermercado. No, no estoy haciendo dieta, simplemente comiendo mejor aunque a veces hago trampa. 

Por lo mismo me he puesto a cocinar mucho más, modificando recetas que veo en internet o simplemente inventando cosas con lo que tengo a mano, el otro día hice estas croquetas de quínoa con espinacas y queso parmesano y muchas me preguntaron por ellas, así que acá va la receta:

1 taza de quínoa
2 tazas de agua
4 huevos
1/3 taza de queso parmesano
3 dientes de ajo picados
sal a gusto
1 espinaca picada a gusto (puede ser cocida pero a mi me gusta cruda)
1 taza de pan rallado
1 cucharadita de aceite de oliva

Primero laven bien la quínoa y cocínala en un sartén con 2 tazas de agua hasta que absorba el agua (algo así como 20 minutos) y luego déjala enfriar (este plato es ideal para cuando hiciste quínoa en otra ocasión y te sobró).

En un bowl grande mezclen todos los ingredientes, la mezcla debe quedar consistente como para armar bolitas con ella. Calienten el sartén con un poco de aceite (yo ocupé un aceite de oliva con romero, le dio un toqué muy rico) y pongan las bolitas que hicieron con la mezcla aplastándolas un poco. Deberían quedar doradas, poniéndolas entre 5 y 8 minutos por lado.

Cuantas croquetas saldrán depende del tamaño, las que hice yo eran un poco más pequeña que un puño cerrado y me salieron algo así como 16.

¡Me cuentan como les quedan!