Foodie: Conociendo Amares en Antofagasta

Foodie: Conociendo Amares en Antofagasta

Cada vez que me toca viajar me gusta investigar de dos cosas para visitar en las ciudades a las que llego: la ropa vintage y los restaurant de la zona.

Hace un tiempo tuve que viajar a Antofagasta por trabajo, y uno de los restaurant que más me recomendaron fue Amares, y como no, si salió elegido el mejor restaurant de región por Wiken. Antes de cualquier cosa: si van por pocos días como yo les recomiendo hacer reserva con anticipación… yo me quedé con las ganas el primer día que fuí pues estaba todo reservado, así que aprendan de mi error y llamen al menos 24 horas antes.

Amares es un restaurant de comida peruana de autor, así que comenzar la cena con un ceviche era justo y necesario…y no me arrepentí. Una porción de entrada era la precisa partida…no es una porción muy grande. Que para mi estaba perfecto pues prefiero picar muchos platos pequeños y así probar muchas más cosas. Además que, luego me topé con que los platos principales no sólo son grandes…son bastante pesados.

No se ustedes, pero cuando voy por primera vez a un restaurant me gusta que los meseros sugieran cuales son los platos “estrella” del restaurant y por lo general termino pidiendo uno (o varios) de esos y no hay nada que me deprima más que los meseros que no saben que sugerirte o se dan vueltas en el “no se que te gustará a ti”. Acá no pasa eso, la persona que nos atendió me sugirió 3 platos super distintos entre sí que eran sus favoritos y muchos de ellos los que más salen de la cocina. Y además se dio el tiempo de recomendar tragos según la comida que pidiera, muchos jumbitos para la atención.

De toda la gente con la que hablé de Amares, más de la mitad de ellos me recomendaron probar la lasaña…pero como soy porfiada fui por los gnoccis con lomo y ostiones…lo que no necesita mucha más explicación. Todos los platos son mega atractivos, llenos de colores y sabores.

Incluso el de Magaly (la chica que me acompañó y sacó estas bacanes fotos), que pidió lo que era otra de las opciones que me llamaron la atención de la carta: Risotto con filete. Obviamente piqué de su plato y estaba igual de increíble que el mío.

Debo confesar eso si que al final de la comida no sólo no no tenía espacio para el postre, ninguno de los que estaban en la carta me llamó la atención demasiado para hacer el esfuerzo de probarlo. Pero bueno, nunca he sido una gran fan del postre.

¿Han visitado Amares o conocen algo similar? Quiero saber de sus experiencias.

Amares | Antonino Toro 995, Antofagasta.