Cuidar la piel es very Nais.

Cuidar la piel es very Nais.

Ya saben, cuando me preguntan sobre cómo cuido mi piel para tenerla así, la lista de productos, tratamientos y mascarillas es interminable.

Puedo darte el consejo que necesites y aprovecho cada minuto para hidratar mi piel, al punto que podría ir a reuniones con máscarillas pero las reservo para las tardes de Netflix.

Pero mi horrible secreto es que siempre he sido bien negligente en cuidar la piel del cuello para abajo. No sé que era, que echarme crema todo los días era la tortura/pérdida de tiempo más grande del mundo.

Pero luego fui a Italia, y me bronceé. Entonces hidratar mi piel ya no fue una comodidad sino un imperativo. Justo calzó con mi regreso una caja de productos Nais para testear, y de pasada, enamorarme.

El primero es un aceite de ducha. Si, puede que aceite y ducha asusten, pero la verdad es que al contacto con el agua se transforma en una espuma de olor muy rico (y suave). Tiene aceite de girasol lo que hace que una vez que salgas de la ducha ya sientas tu cuerpo hidratado ¡Ah! Y puede usarse en la cara también.

El segundo es una crema de cuerpo, es ridículamente ligera -y no pegajosa- para lo que puede llegar a humectar. Se absorbe muy rápido y ahí fue cuando descubrí que odiaba antes de las cremas…esperar para vestirme. Esta crema puedo ponérmela y que ha se haya absorbido para cuando tome la ropa, es perfecto.

Desde ese día he vuelto hidratar mi cuerpo una rutina, hasta me los he llevado a las escapadas de fin de semana donde solo debo llevar “lo justo”

Los productos me los regaló @naiscosmetica pero el amor es real.