Living Proof, mi nueva marca favorita.

Tengo que reconocer y aceptar que cuando se trata de productos de belleza, maquillaje, cremas para el pelo, la cara, etc, quiero probarlo todo. No me puedo resistir, mucho menos cuando estoy hojeando una revista y sale algo que me llama la atención. Debo probarlo.

A fines del invierno pasado me corté el pelo. Me tenía aburrida, estaba quemado, demasiado largo y me demoraba un mundo en secármelo por que tengo mucho (pero mucho) pelo, además quería un cambio. Lamentablemente no se me ocurrió pensar en el frizz del verano gringo y me pasé buena parte de éste buscando algún producto que lo controlara sin dejar grasoso , pegote o peor…con mal olor, como me pasó con el aceite de Monoi. Busqué y compré mil cosas que no eran lo que prometían. Y un día, mientras estaba en Sephora, me encontré con Living Proof.

Ya conocía la marca, pero nunca me había llamado la atención. Puede ser por que la “cara” de la marca es Jennifer Aniston y a ella como que no le creo mucho. Living Proof tiene dos productos nuevos que prometen bastantes cosas. Compré los dos, los probé, y ahora les cuento que tal:

Living Proof Style Lab Satin Hair Serum:
Este es “el” producto del año. No tiene siliconas ni aceites, así que no hay problema con lo del olor o la textura. Promete suavidad, brillo y cero frizz ¡Y lo cumple! El pelo me quedó super suave, brillante, con un olor exquisito y lo mejor, me demoré como la mitad del tiempo en secarlo. ¡Cinco estrellas! (Valor: $29 USD)

Living Proof Perfect Hair Day:
Esta crema es para las que tenemos el pelo más dañado y necesitamos un poco de ayuda. Es liviana y también te deja el pelo super suave y fácil de manejar, aunque el olor no es muy agradable que digamos (es lo único que no me gustó en verdad) pero vale la pena probarlo. (Valor: $26 USD)

Pueden encontrar estos y otros productos de la marca en Sephora, Living Proof y Ulta