¿CREMAS CON COLOR O AUTOBRONCEANTE?

En esta época del año todas empezamos a preocuparnos por el bronceado y por tener un tono más o menos “decente” en la piel para poder usar vestidos y shorts. Como el sol es muy dañino, muchas mujeres optamos -me incluyo- por no arriesgar nuestra piel a los dañinos efectos de los rayos UV, así que la solución más común para tener un poco de color es el uso de cremas y de eso les quiero hablar hoy: autobronceantes v/s cremas con color.

El autobronceante es una alternativa que existe hace ya muchos años, y que con el tiempo ha ido evolucionando en cuanto a colores y formatos para su aplicación. Podemos encontrar desde el clásico autobronceante en crema, hasta los que vienen en formato spray. Unos son más fácil de aplicar que otros, pero debes tener en cuenta ciertas precauciones cuando ocupes uno de estos productos:

– Si usas autobronceante en crema, aplícalo de manera uniforme para no quedar con manchas. Debes tener en cuenta tener la piel bien limpia y exfoliada o puedes quedar con manchas o sectores disparejos. También recuerda lavarte bien las manos si no quieres que te queden naranjas y deja pasar unos minutos antes de vestirte para no dejar manchas en tu ropa.

– Por otro lado, si usas autobronceante en spray, las precauciones son no utilizarlo cerca de paredes o ropa que puedas manchar. Debes aplicar el producto de manera uniforme y a una distancia de aproximadamente 30 centímetros de la piel para que el efecto sea más uniforme. Te recomendaría contar con ayuda de alguna amiga para aplicarte el producto en las zonas donde no alcances.

También están las cremas con color que son más simples de usar, ya que se aplican como una crema común y corriente, aportan algo de color a la piel, pero al ducharse el color sale, por lo que no quedas con el efecto bronceado todo el tiempo. Además, no corres el riesgo de quedar manchada o con las manos naranjas.

Si quieres probar estas cremas, tienes algunas alternativas como las que ofrecen Garnier, Dior, Clinique, Estée Lauder y L’Oreal.

¿Y tú qué prefieres para verte más bronceada?